Santa Salsa…Chega de Saudade.

“Al lugar donde has sido feliz no debieras tratas de volver” dice Sabina y cuando ese lugar es un país al que han incendiado por los cuatro costados es especialmente cierto. Pero si es posible recrear ese lugar que nos arrebataron y regresar a él por un momento. Como en Santa Salsa, un lugarcito en Bushwick (el barrio más hipster de Brooklyn) donde es posible comerse un perro con todo, tomarse una polarcita y si tienes suerte echar un pie. Me siento en la barra frente a las Tres Potencias y mientras me como unos tequeños y tarareo a Héctor Lavoe parece que estuviera en Caracas. Los ecos de una conversación cercana me lo confirman “marico…arrechísimo…que ladilla”. Pero este no es un ghetto venezolano, vienen nativos también, jóvenes barbudos que saborean un sándwich vegano que acompañan con un papelón, dos chicas rubias que parecen sacadas de una película American Pie ríen al caer en cuenta que el espaldar de sus sillas y los platos donde vienen sus hamburguesas son patinetas, una pareja que está bailando llama mi atención y juego a adivinar de donde son. Ella tiene el pelo negro hasta la cintura y la piel un poco tostada. Decido que es de Machiques y la bautizo Ninoska. Su novio es rubio con los ojos café, a él lo llamo Jordan y me invento que es de Wisconsin. Jordan intenta seguirles el paso a las caderas de la Machiquera, ella le sonríe y se bate el pelo planchado, cuando hace un corazón con sus manos mientras canta “Mi niña bonita” al gringo se le cae la baba. “¿Quieres bailar?” me dice un chamo sacándome de mi abstracción, yo que nunca he aguantado dos pedidas para un baile tomo su mano y bailo tres salsas seguidas. Mientras me lleva, me suelta y me vuelve a agarrar me cuenta que es de Valencia y que se vino hace ocho años. Me da varias vueltas y yo le sigo el paso como si hubiéramos bailado toda la vida. ¡Qué sabroso poder bailar al estilo de uno y no ese New york style con el que me vuelvo un ocho!

Vuelvo a la barra y pido una Pacífico -la Polar ya no me gusta-, no sé si porque aquí sabe diferente o porque el paladar me cambió. Ninoska y Jordan también se sentaron y se están comiendo unos tostones. A lo mejor ella le está contando que en la hacienda de su familia cultivan unos plátanos enormes.

Llega un grupo de afroamericanos, están celebrando un cumpleaños, la cumpleañera lleva una corona. Todos le cantamos el Happy Birthday, de pronto se escuchan unos acordes musicales y todos al unísono entonamos “hay que noche tan preciosa, es la noche de tu día…” La cumpleañera y sus amigos nos miran desconcertados, les explico que es la canción de cumpleaños que cantamos en Venezuela. Me preguntan que dice y les traduzco “that silver moon shines for you and I pray God you have a happy birthday.” Se sonríen. Pido otra birra y le digo al dj “ponte una de Guaco ahí.”

2 comentarios en “Santa Salsa…Chega de Saudade.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s